lunes, 25 de mayo de 2015

PRESIDENTE DE ECUADOR ALERTA QUE SURAMÉRICA NO PUEDE EXCLUIR LA POSIBILIDAD DE GOLPES DE ESTADO

LO DIJO CHAVEZ Y TRABAJO POR NUESTRA INTEGRACIÓN EN LA DIVERSIDAD.
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó este domingo en una sesión solemne desde la sede de la Asamblea Nacional de su país que Suramérica no puede excluir la posibilidad de que ocurran golpes de Estado y dijo que la desesperación de las élites derechistas es terrible.


“Sudamérica todavía no puede excluir los golpes, incluso los tradicionales; la desesperación de las élites es terrible, sino vean lo que está sucediendo en Brasil, donde descaradamente se llama a la intervención de las fuerzas armadas contra el gobierno constitucional”, indicó al presentar su segundo informe anual a la nación del actual período de mandato.

Ante el Ejecutivo en pleno y unos 1.700 invitados, el mandatario se refirió a las maniobras opositoras para intentar frenar el avance de la Revolución Ciudadana ecuatoriana, donde también el 30 de septiembre de 2010 hubo una intentona golpista y no una “simple revuelta policial”.

Recordó como en esa fecha, los poderes fácticos y los medios de comunicación generaron descontento para luego “tratar de pescar a río revuelto”, y dijo que asambleístas de oposición celebraban ya con whisky importado la presunta caída del gobierno, tras llamar a la sublevación en las calles y de las fuerzas armadas y pidieron la renuncia del presidente.

“Ayer como hoy, todos los que se oponen a verdadera liberación de nuestros pueblos, hablan en nombre de la libertad”, indicó Correa, tras recordar en medio de gritos de “reelección, reelección” que (Augusto) Pinochet dio un golpe contra (Salvador) Allende en nombre del “Chile libertario”.

Indicó que esa y otras dictaduras también fueron apoyadas por muchos medios de comunicación y más recientemente hace pocos días fue expulsado del Colegio de Periodistas el presidente y dueño del diario El Mercurio por su participación en el golpe militar contra Allende.

“Creo que todos coincidimos en que una buena prensa es vital para una verdadera democracia, pero también debemos coincidir en que una mala prensa es mortal para esa misma democracia, y la prensa latinoamericana es mala, muy mala”, remarcó.

El presidente expuso que los medios de comunicación de las élites son sus aparatos ideológicos, que usan las más diversas formas de violencia simbólica, como mentiras, chantajes, miedo y manipulación de la información, sin embargo, anotó, cuando estas élites afirman que no hay libertad de prensa es porque estos medios ya no tienen impunidad para manipular la verdad, o se les contesta y disputa su hegemonía o son desenmascarados.

“Cuando estas élites denuncian el irrespeto a sus derechos humanos es porque por primera vez están en igualdad de condiciones bajo el imperio de la ley”, señaló el presidente, quien añadió, además, que esto ocurre porque ya no pueden someter a los gobiernos a sus “caprichos e intereses”.

Sin embargo, apuntó, estas dictaduras también otorgaron el título de periodistas a personas sin estudios que sumisos solicitaban credenciales para fungir como tal y callaban ante la falta de libertad de prensa, pero ahora en plena democracia se siguen llamando periodistas y todavía publican sobre supuesta inexistencia de libertad de expresión.

El mandatario también reclamó un nuevo sistema interamericano de derechos humanos y dijo que las Américas al norte y sur del Río Bravo son diferentes, por lo que, en su opinión, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) debe ser para las discusiones latinoamericanas y caribeñas, y la Organización de Estados Americanos (OEA) para que como bloque ambas regiones procesen sus coincidencias y conflictos.

TyF/Andes

No hay comentarios:

Publicar un comentario